domingo, 1 de febrero de 2009

[Dársena 32]

Ya no se aguantan nuestros reflejos tras el espejo,
se retuercen como un cuadro de Munch
o aquel retrato de Dorian Gray. Puro reproche.
Todas las habitaciones de este hotel son manuales de instrucciones
que no vamos a leer, no los necesitamos,
lo nuestro es la autodidáctica.
Miramos fijamente a las paredes desnudas como esperando
que se proyecten sobre ellas imágenes en technicolor
o una película de godard tal vez.
La caricias se vuelven delatoras de todas las palabras que callamos,
sin que podamos hacer nada por evitarlo, son leyes físicas.
Flaquean las piernas y los argumentos
al adivinarse el sol tras estas cortinas verdeazuladas
es una cuestión de apreciaciones, de matices
pero que cambian totalmente el curso de las cosas.
Creer en los milagros no sirve de nada, cariño,si ya no entiendes
a un domingo por la tarde o aquella foto movida
en la que no llegamos a salir ninguno de los dos.

A veces solo nos queda lo que nunca fuimos,
el vértigo de lo que no sucedió
una pierna, unos labios
una mueca en el lugar del corazón.


De Pat

4 comentarios:

Beauséant dijo...

una mueca en el lugar del corazón.. qué pena llegar a eso ¿verdad?... qué pena y que necesario para no seguir sufriendo...

Buskandounhalúa dijo...

Los últimos versos son brutales.
Y a mi tampoco me han gustado nunca los manuales de instrucciones.

Improvisemos.

L.C. y Adla dijo...

No sé si es tuyo, pero me encantó.
"Creer en los milagros no sirve de nada, cariño,si ya no entiendes
a un domingo por la tarde o aquella foto movida
en la que no llegamos a salir ninguno de los dos."

Creo que resume lo que todos queremos decir algunos días...



P.D: Y míralos a ellos, insensatos, que nisiquiera saben utilizar un conversor de archivos como tú y como yo :P

(a)



Adla

Jake Gittes dijo...

Un pianista me dijo una vez que no había nada como las mañanas de domingo, las mañanas de domingo lluviosas empleadas en barnizar de besos el vientre de una mujer. Si no entiende a los domingos, es un caso perdido, muchacho.
Extraño sitio - este hotel lejos de Los Ángeles - para hacernos socios, Billy.